Pagina visitada hoy

lunes, 23 de enero de 2012

Gabriel Garcia Marquez

La hojarasca. 1955.
En La hojarasca nació Macondo, ese poblachón cercano a la costa atlántica colombiana que ya se ha convertido en uno de los grandes mitos de la literatura universal. En él transcurre la historia de un entierro imposible. Ha muerto un personaje extraño, un antiguo médico odiado por el pueblo, y un viejo coronel retirado, para cumplir una promesa, se ha empeñado en enterrarle frente a la oposición de todo el poblado y sus autoridades. Como en una tragedia griega –el libro lleva como lema una cita de Antígona, que recuerda la prohibición de enterrar el cuerpo de Polinice– el viejo coronel, su hija y su nieto van a cumplir la ominosa tarea. La acción, compuesta por la descripción de los preparativos para el entierro –una media hora– y los recuerdos de un cuarto de siglo de la historia de Macondo, de 1905 a 1928, se narra a través de los pensamientos de estos tres personajes.





El coronel no tiene quien le escriba. 1961. El coronel no tiene quien le escriba fue escrita por Gabriel García Márquez durante su estancia en París, adonde había llegado como corresponsal de prensa y con la secreta intención de estudiar cine, a mediados de los años cincuenta. El cierre del periódico para el que trabajaba le sumió en la pobreza, mientras redactaba en tres versiones distintas esta excepcional novela, que luego fue rechazada por varios editores antes de su publicación. Tras el barroquismo faulkneriano de La hojarasca, esta segunda novela supone un paso hacia la ascesis, hacia la economía expresiva, y el estilo del escritor se hace más puro y transparente. Se trata también de una historia de injusticia y violencia: un viejo coronel retirado va al puerto todos los viernes a esperar la llegada de la carta oficial que responda a la justa reclamación de sus derechos por los servicios prestados a la patria. Pero la patria permanece muda...

La mala hora. 1962 (ed. desautorizada por el autor)

Los funerales de la Mamá Grande. 1962. Bajo el lema de estos funerales mitológicos, Gabriel García Márquez reunió en 1962 siete relatos y la novela corta que da título al presente volumen, en el que aparece ya en todo su esplendor el elemento mágico y telúrico que a partir de entonces definiría su obra, sin apartarla, por ello, de la realidad. Estamos en Macondo y su región una vez más, entre personajes y episodios reconocibles, pero ahora caen pájaros muertos sobre el poblado, rompiendo mosquiteros y alambradas, un cura ve al diablo o afirma haber encontrado al judío errante, y visitar la tumba de un ser querido supone un riesgo impredecible. Y hay que enterrar a la Mamá Grande, soberana absoluta de este mundo, que falleció en olor de santidad a los noventa y dos años, tras haber conservado la virginidad durante toda su vida, y a cuyos funerales acude el presidente de la República y hasta el Sumo Pontífice en su góndola papal, pero también guajiros, contrabandistas, arroceros, prostitutas, hechiceros y bananeros llegados para la ocasión…


Cien años de soledad. 1967 «Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.» Con estas palabras empieza una novela ya legendaria en los anales de la literatura universal, una de las aventuras literarias más fascinantes de nuestro siglo. Millones de ejemplares de Cien años de soledad leídos en todas las lenguas y el premio Nobel de Literatura coronando una obra que se había abierto paso «boca a boca» –como gusta decir el escritor– son la más palpable demostración de que la aventura fabulosa de la familia Buendía-Iguarán, con sus milagros, fantasías, obsesiones, tragedias, incestos, adulterios, rebeldías, descubrimientos y condenas, representaba al mismo tiempo el mito y la historia, la tragedia y el amor del mundo entero.

























lunes, 16 de enero de 2012

Hay un pais en el mundo


Hay un país en el mundo


Hay
un país en el mundo
colocado
en el mismo trayecto del sol,
Oriundo de la noche.
Colocado
en un inverosímil archipiélago
de azúcar y de alcohol.
Sencillamente
liviano,
como un ala de murciélago
apoyado en la brisa.
Sencillamente
claro,
como el rastro del beso en las solteras
antiguas
o el día en los tejados.
Sencillamente
Frutal. Fluvial. Y material. Y sin embargo
sencillamente tórrido y pateado
como una adolescente en las caderas.
Sencillamente triste y oprimido.
Sinceramente agreste y despoblado.
 
En verdad.
Con dos millones
suma de la vida
y entre tanto
cuatro cordilleras cardinales
y una inmensa bahía y otra inmensa bahía,
tres penínsulas con islas adyacentes
y un asombro de ríos verticales
y tierra bajo los árboles y tierra
bajo los ríos y en la falta del monte
y al pie de la colina y detrás del horizonte
y tierra desde el cantío de los gallos
y tierra bajo el galope de los caballos
y tierra sobre el día, bajo el mapa, alrededor
y debajo de todas las huellas y en medio el amor.
Entonces
es lo que he declarado.
Hay
 un país en el mundo
sencillamente agreste y despoblado.
 
Algún amor creerá
que en este fluvial país en que la tierra brota,
y se derrama y cruje como una vena rota,
donde el día tiene su triunfo verdadero,
irán los campesinos con asombro y apero
a cultivar
cantando
            su franja propietaria.
Este amor
quebrará su inocencia solitaria.
Pero no.
Y creerá
que en medio de esta tierra recrecida,
donde quiera, donde ruedan montañas por los valles
como frescas monedas azules, donde duerme
un bosque en cada flor y en cada flor de la vida,
irán los campesinos por la loma dormida
a gozar
forcejeando
con su propia cosecha.
 
Este amor
doblará su luminosa flecha.
Pero no.
Y creerá
que donde el viento asalta el íntimo terrón
y lo convierte en tropas de cumbres y praderas,
donde cada colina parece un corazón,
en cada campesino irán las primaveras
cantando
entre los surcos
su propiedad.
Este amor
alcanzará su floreciente edad.
Pero no.
Hay
un país en el mundo
donde un campesino breve
seco y agrio
muere y muerde
descalzo
su polvo derruido,
y la tierra no alcanza para bronca muerte.
¡Oídlo bien! No alcanza para quedar dormido.
En un país pequeño y agredido. Sencillamente triste,
triste y torvo, triste y acre. Ya lo dije
sencillamente triste y oprimido.
No es eso solamente.
Faltan hombres
para tanta tierra. Es decir, faltan hombres
que desnuden la virgen cordillera y la hagan madre
después de unas canciones.
Madre de la hortaliza.
Madre del pan. Madre del lienzo y del techo.
Madre solícita y nocturna junto al lecho...
Faltan hombres que arrodillen los árboles y entonces
los alcen contra el sol y la distancia.
Contra las leyes de la gravedad.
Y les saquen reposo, rebeldía y claridad.
Y los hombres que se acuesten con la arcilla
y la dejen parida de paredes.
Y los hombres
que descifren los dioses de los ríos
y los suban temblando entre las redes.
Y hombres en la costa y en los fríos
desfiladeros
y en toda desolación.
Es decir, faltan hombres.
Y falta una canción.
 
 
Procedente del fondo de la noche
vengo a hablar de un país.
Precisamente
pobre de población.
Pero
            no es eso solamente.
Natural de la noche soy producto de un viaje.
Dadme tiempo
coraje
para hacer la canción.
 
 
Pulmón de nido nivel de luna
salud del oro guitarra abierta
final de viaje donde una isla
los campesinos no tienen tierra.
 
Decid al viento los apellidos
de los ladrones y las cavernas
y abrid los ojos donde un desastre
los campesinos no tienen tierra.
El aire brusco de un breve puño
que se detiene junto a una piedra
abre una herida donde unos ojos
los campesinos no tienen tierra.
 
Los que la roban no tienen ángeles
no tiene órbita entre las piernas
no tiene sexo donde una patria
los campesinos no tienen tierra.
 
No tienen paz entre las pestañas
no tienen tierra no tienen tierra.
 
País inverosímil.
    Donde la tierra brota
y se derrama y cruje como una vena rota,
donde alcanza la estatura del vértigo,
donde las aves nadan o vuelan pero en el medio
no hay más que tierra:
los campesinos no tienen tierra.
Y entonces
¿de dónde ha salido esta canción?
¿Cómo es posible?
¿Quién dice que entre la fina
salud del oro
los campesinos no tienen tierra?
Esa es otra canción. Escuchad
la canción deliciosa de los ingenios de azúcar
y de alcohol.
 
Miro un brusco tropel de raíles
son del ingenio
sus soportes de verde aborigen
son del ingenio
y las mansas montañas de origen
son del ingenio
y la caña y la yerba y el mimbre
son del ingenio
y los muelles y el agua y el liquen
son del ingenio
y el camino y sus dos cicatrices
son del ingenio
y los pueblos pequeños y vírgenes
son del ingenio
y los brazos del hombre más simple
son del ingenio
y sus venas de joven calibre
son del ingenio
y los guardias con voz de fusiles
son del ingenio
y las manchas del plomo en las ingles
son del ingenio
y la furia y el odio sin límites
son del ingenio
y las leyes calladas y tristes
son del ingenio
y las culpas que no se redimen
son del ingenio
veinte veces lo digo y lo dije
son del ingenio
“nuestros campos de gloria repiten”
son del ingenio
en la sombra del ancla persisten
son del ingenio
aunque arrojen la carga del crimen
lejos del puerto
con la sangre y el sudor y el salitre
son del ingenio.
 
Y éste es el resultado.
El día luminoso
regresando a través de los cristales
del azúcar, primero se encuentra al labrador.
En seguida al leñero y al picador
de caña
rodeado de sus hijos llenando la carreta.
 
Y al niño del guarapo y después al anciano sereno
con el reloj, que lo mira con su muerte secreta,
y a la joven temprana cosiéndose los párpados
en el saco cien mil y al rastro del salario
perdido entre las hojas del listero. Y al perfil
sudoroso de los cargadores envueltos en su capa
de músculos morenos. Y al albañil celeste
colocando en el cielo el último ladrillo
de la chimenea. Y al carpintero gris
clavando el ataúd para la urgente muerte,
cuando suena el silbato, blanco y definitivo,
que el reposo contiene.
 
El día luminoso despierta en las espaldas
de repente, corre entre los raíles,
sube por las grúas, cae en los almacenes.
En los patios, al pie de una lavandera,
mojada en las canciones, cruje y rejuvenece.
En las calles se queja en el pregón. Apenas
su pie despunta desgarra los pesebres.
Recorre las ciudades llenas de los abogados
que no son más que placas y silencio, a los poetas
que no son más que nieblas y silencio y a los jueces
silenciosos. Sube, salta, delira en las esquinas
y el día luminoso se resuelve en un dólar inminente.
¡Un dólar! He aquí el resultado. Un borbotón de sangre.
Silenciosa, terminante. Sangre herida en el viento
Sangre en el efectivo producto de amargura.
Este es un país que no merece el nombre de país.
Sino de tumba, féretro, hueco o sepultura.
 
Es cierto que lo beso y que me besa
y que su beso no sabe más que a sangre.
Que día vendrá, oculto en la esperanza,
con su canasta llena de iras implacables
y rostros contraídos y puños y puñales.
Pero tened cuidado. No es justo que el castigo
caiga sobre todos. Busquemos los culpables.
Y entonces caiga el peso infinito de los pueblos
sobre los hombros de los culpables.
 
 
Y así
palor de luna
pasajeros
despoblados y agrestes del rocío,
van montañas y valles por el río
camino de los puertos extranjeros.
 
Es verdad que en el tránsito del río,
cordilleras de miel, desfiladeros
de azúcar y cristales marineros
disfrutan de un metálico albedrío,
y que al pie del esfuerzo solidario
aparece el instinto proletario.
Pero ebrio de orégano y de anís
y mártir de los tórridos paisajes
hay un hombre de pie en los engranajes.
Desterrado en su tierra. Y un país
en el mundo,
fragante,
colocado
en el mismo trayecto de la guerra.
Traficante de tierras y sin tierra.
Material. Matinal. Y desterrado.
 
Y así no puede ser. Desde la sierra
procederá un rumor iluminado
probablemente ronco y derramado.
Probablemente en busca de la tierra.
Traspasará los campos y el celeste
 
dominio desde el este hasta el oeste
conmoviendo la última raíz
y sacando los héroes de la tumba
habrá sangre de nuevo en el país
habrá sangre de nuevo en el país.
 
Y esta es mi última palabra.
Quiero
oírla. Quiero verla en cada puerta
de religión, donde una mano abierta
solicita un milagro del estero.
Quiero ver su amargura necesaria
donde el hombre y la res y el surco duermen
y adelgazan los sueños en el germen
de quietud que eterniza la plegaria.
 
Donde un ángel respira.
Donde arde
una suplica pálida y secreta
y siguiendo el carril de la carreta
un boyero se extingue con la tarde.
Después
 
No quiero más que paz.
Un nido
  de constructiva paz en cada palma
Y quizás a propósito del alma
el enjambre de besos
y el olvido.

 
Pedro Mir 
( 1913-2000)

jueves, 12 de enero de 2012

Manuel del Cabral





                                                             Carta ami Padre

 
¿Qué más quieres de mí? ¿Qué otras cosas mejores?
Padre mío,lo que me diste en carne te lo devuelvo en flores.

Estas cosas, comprende, ya no puedo callarte.
Yo, como el alfarero con su arcilla en la mano,
lo que me diste en barro te lo devuelvo en arte.
Creo ya, que ves claro, por qué levantar puedo
este lodo animal -espeso de pensar-.
¡Siempre habrá un alfarero con su sueño en los dedos!

Padre mío, ya ves,
el agua que me diste, venía de una oscura
profundidad de vida, pero como los ríos
primeros de la tierra, aquel goterón mío
se me llenó de altura...

Qué más quieres, no pudo
hacerse licenciado mi corazón desnudo.
Era mucho pedirle, padre mío, ¡no sabes
lo grave que es a veces
un hombre que en el pecho le entierran viva un ave!

Quizá, por eso, aquello
que me dieron horrible, preferí darlo bello.
Diáfano para el trino; para negocios, bruto,
este es el fruto:
con un poco de ti, y un poco del destino
que me puso en la mano
lo divino
con lo humano,
todo lo que en la carne hay de oscuro y perverso
te lo devuelvo en verso.

Qué más quiero, ¿mi herencia? Para qué, padre mío.
Por mi herida de hombre sale un niño cantando.
¡Lo que la tierra piensa, se hace voz en el río!







Manuel del Cabral
insigne poeta de la Republica Dominicana

miércoles, 11 de enero de 2012

viernes, 6 de enero de 2012

Arrodillado en una esquina de las llagas de Jesucristo

 
                                                     Camino en rutas de tu calvario

Ahí , donde vive el pasado de tus espinas en crispadas en el dolor del cielo

Yo habito hoy como todos, en la verde sangre de ese calvario enlodado

por Verdugos…

Y con tu límpido rostro, Jesús, emancípate el pecado de los que mandaron a

Cortar las rosas de Saron , mas hoy hijo de Dios, con el crucifijo de oro nos

Condenan sin espinas en el pecado.

Jesús, tus verdugos son los nuestros


En el aposento de tu voz, busco la gloria de mi fe, para liberar amapolas,

del polvo y de esa manera, preparar tu regreso, y tapizar esas llegas con

colores de luces marginales

Jesús de Nazareth, esos gendarmes de espadas y encendidos plomos, derriban

almas en tu nombre, con el crucifijo, empuñando el crimen, mas esos lirios no se marchitan

florecen en el costado de tus llagas para liberar en tu nombre los hijos del

Gestsemani y así echar fuera la serpiente inhumana de la corrupción que

pudre tu vestimenta de llagas y resurrección


He vivido de espalda al ingenio mercantil de tus palabras, glorificadas y

enmudecidas por coroneles y generales de sus mandatarios salpicados de tu

sangre, almorzando siempre con un pedazo de tu cuerpo desnudo arropado

por muchembre, que han aprendido como tu, morir en las montanas y en los

labios del sol, donde tu agonisate de sed y pan para saciar el pecado del

hierro y el dinero sin el nombre de Dios….

Hace unos segundos que te encontré orando en la esquina de mi hambre y frente ami dolor

Se que eres el hijo de Dios, pero antes como hoy, estos gobiernos se rifan tu

trenza para ahorcar con ella el sudor del pobre y tratan con tus predicas

engañar al campesino y obrero del tiempo, hoy se que grandes eres

JESUS DE NAZARETH




Autor :

Lic.Ramon Danilo Correa
 Miembro del Colegio Dominicano
de Periodistas (CDP) C3-155
Primavera 03,2010

Derechos reservados por la oficina de autor de la Republica Dominicana….

Parrafos y versos de mujeres, disparados desde la falda de la Patria


Párrafos y versos de mujeres,
disparados desde la
falda de la Patria

Mujeres de tiempos...
donde el camino conducía a espinas y toxicas humaredas en la
celda de una envejeciente primavera.


tu, con sed en la voz de campanas, empuñaste
 versos de Neruda y Cesar Vallejo, para envolver
 la Patria en pétalos de abril…

Hilda Gautreau, preciosa dama,de palabras celestiales
caminantes entre diabólicos acentos militares, donde tu efigie

de dama, crecía en las piernas de comandos y en
labios infantiles de banderas proletarias.

Melodía que estremeció el capitalino Puente Juan Pablo Duarte,
en sus momentos de porfía. Hilda Gautreau, con tu metralleta

de versos y tu pecho de cantora, redímite la moral y el pedestal
de los símbolos patrios.

Yolanda Guzmán, indomable sangre de hierro, amante de la libertad,
 eres linda como el rostro de la palmera, mujer que entrego su

sangre en las verdes heridas del Himno Nacional, caminando
de frente al pelotón que fusilo su cabellera de cordillera
  
emancipada de amor, cuyos labios besaron el polvo de
 la libertad, acribilladas por macrocefálicos uniformados de tinieblas

Aniana Vargas,con tu fusil y el cántaro de palomas donde
cayeron y volaron aves labradoras de la tierra quisqueyana, contra el dictador,

Rafael Leónidas Trujillo Molina, te enfrentaste y empuñaste
el asta de la bandera de la dignidad.Gloria a tus juveniles años 

encanecidos en la faena de la tierra. Paz a tus restos descansado en
el arroyuelo comunitario

Y te vi el 24 de abril, 1965, con tu rostro elegante de mujer cibaeña, 
envuelta en un ramillete de flores, todas con el discurso de fuego y mar, donde las

gaviotas como tu, marcharon frente al rompeolas de la paz. Rechazaron 
besos y caricias del agresor, quien con su lengua de antifaz pretendía acariciar
con sangres y cadáveres los poros de la Patria

También, Piky Lora, combatiente del amor y la paz, con su
coraje se atrinchero en una esquina de la bandera, alma de la Patria. Evitando así, que 
 manadas de gorilas violentaran la virginidad ciudadana.
 
Esta hermosa mujer, con sus mieles en miradas apocalípticas,
y enamorada del futuro, entrego su juventud a un jinete del temporal, 
al pueblo dominicano.

Eres tú, sombrilla del discurso firme en el micrófono de las esquinas multitudinarias, 
o en el Parque Independencia, donde las banderas perdían sus colores para vestirse de ti y nosotros. Gloria a su memoria de plomo y mármol humanístico


Muchachas, procedentes del corazón de la hiervas y de los barrios 
con sueños laboriosos, otras profesionales, todas, ofrendaron el amor bajo el sacrifico de la 

libertad en el vientre de la amapola dominicana. Gloria eterna aquellas damas del pincel libertario

Emma, linda piragua embravecida de la estirpe del comandante
Manuel Aurelio Tavarez Justo (Manolo), quien desenterró salivas de gritos 

democráticos, en la cristal copa de la Manacla, enterrando ahí, 
el sudor de la campesina sangre

Emma Tavarez Justo, celosa centinela de la herida alborada, con tus canciones abrileñas, saliente de tu estatura de mariposa, hoy quiero mirar

aquellos encendidos floreros, lamer rojas lágrimas del río ozama, con la presencia de ustedes, damas del sacrificio y farolas del honor, vencieron

aquellos gusanos del ocaso, ustedes sepultaron en el corazón de abril, el sudor de la sangre irredentora





Autor:
Lic.Ramón Danilo Correa
 Miembro del Colegio Dominicano

de Periodistas (CDP) C3-155

16 de verano, 2010


‘’‘’Como homenaje a la participación de las mujeres en
la gesta del 24 de Abril 1965
Momentos, que el pueblo dominicano se enfrento en
armas contra el invasor y un puñado de traidores

15 y 16 de Junio, revolucionario ….feroces combates, entre las
fuerzas del pueblo, dirigida por el comandante, 
Coronel Francisco Alberto Caamaño

y los invasores yanquis, en la zona llamada
constitucionalista, (CIUDAD NUEVA),intento de

los agresores extranjeros desalojar a los revolucionarios,
quienes tenían el control del fuego y la razón, pero no lo lograron
 los invasores de USA.. ‘’’’ Viva la Republica

Poematica del tiempo